“NAPO” GÓMEZ, EJEMPLO DE CORRUPCIÓN E N LA 4-T

T E C L A Z O S

Por Guadalupe E. González

“NAPO” GÓMEZ, EJEMPLO DE CORRUPCIÓN E N LA 4-T

UNA PRUEBA irrefutable de “corrupción en el Gobierno de la 4-T”, es la presencia del Senador de Morena, Napoleón “Napo” Gómez Urrutia, a quien ni sus abogados, “le han podido dirimir o resolver”, la denuncia que contra este ex líder minero existe por 55 millones de dólares del fideicomiso F9645-2, por cuya desaparición de esos recursos, continúa pendiente la denuncia penal, contra “el Senador protegido” del nuevo Gobierno, Gobierno que dijo sería diferente, pero queda demostrado que, “LA 4-T, ES MÁS DE LO MISMO”.

ESA MALA etiqueta de corrupción, “los de la 4-T, no se la podrán quitar de encima”, ni con toda la gama de falacias que, se expongan en el Tribunal QUE LLEVA EL JUICIO, porque naturalmente, hay innumerables trabajadores mineros en Coahuila, que al ser despojados de ese millonario recurso (en billete verde), siguen reclamándolo, porque “son dineros de ellos” y no del Senador Napoleón Gómez Urrutia, el mismo que, presumiblemente, protege su homólogo Senador RICARDO MONREAL ÁVILA y eso, es lo que “el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, con todo respeto, no quiere ver o aceptar. Pero finalmente, “se tendrá que tomar una decisión”, sobre el trascendente tema.

LO REPROBABLE de “este teje-maneje” es que Gómez Urrutia, esté operando como Senador y “pese a ser un presunto delincuente”, por la denuncia penal pendiente, no se explica porque “no se mueva ni un solo dedo”, para enjuiciarlo, salvo que la 4-T y la influencia del Senador Monreal, “sean el obstáculo”, para que se ejerza la acción legal o judicial, contra el millonario defraudador ex líder minero, el que por cierto, se fue varios años a Canadá, para evitar ser ajusticiado en el marco de la ley. Y por lo que vemos hoy, “el señor Napoleón, es protegido de la 4-T” o bien que el nuevo Gobierno de la República, desmienta esto, lo que en mi punto de vista, “sería lo idóneo y sensato”.

PUES RECORDEMOS que, el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador, insiste que en su gobierno “no se acepta la corrupción”, es más, debe haber “cero corrupción, así es que veremos, si hay la disposición y se obre en el marco jurídico contra el Senador de Morena Napoleón “Napo” Gómez Urrutia.

HAY QUE hacer hincapié para señalar que, desde el 2004, se emprendió una investigación, “para dar con el destino” de los referidos 55 millones de dólares del señalado fideicomiso y han transcurrido 16 años y la investigación, “no solo no avanza”, sino que, “no hay la menor intención de continuarse con la indagatoria judicial y “se llegue al meollo del asunto” y, naturalmente, se proceda de manera legal contra el acusado Senador Napoleón Gómez Urrutia, desconociéndose “la razón o la

causa”, para que la investigación continúe estática. Y saber también “quién está atrás, de este tema tan interesante” en el que creo y considero que, “la 4-T, sí desea desmostar que no se permite la corrupción en este gobierno”, debe llegar a la conclusión de este sonado juicio penal, contra el ex líder minero.

LA CARA DE la moneda en el Gobierno de la Cuarta Transformación “debe ser transparente”, o sea “sin proteccionismos judiciales”, como el mismo AMLO, en campaña acusaba de eso, a los gobiernos Conservadores o Neoliberales pasados de Peña Nieto, Calderón, Fox, Zedillo y de Salinas, ¿lo recuerdan?. Y si el Presidente López Obrador, es enemigo de la corrupción, como el mismo lo soslaya, creo que “la investigación contra Gómez Urrutia, por la desaparición de los 55 millones de dólares, “no debe dejarse a la deriva”, salvo la mejor opinión del mandatario mexicano o del mismo ex gobernador zacatecano Ricardo Monreal Ávila, quien en su estado natal, “no dejó huellas dignas que, “la gente le pueda agradecer”. Y él lo sabe.

AQUÍ LO GRAVE, es que “los abogados no han podido demostrar el dicho de su cliente” Napoleón Gómez Urrutia y por ello, los leguleyos contratados por el influyente político de la 4-T, “no han logrado erradicar o echar abajo”, la denuncia que pesa contra el Senador de Morena, porque la versión es que, “el único que tuvo o tenía acceso” al fideicomiso de los 55 millones de dólares, fue precisamente “Napo” Gómez, quien a toda costa busca e insiste en declararse inocente, pero “su inocencia, los abogados no la han podido probar”. Y aun así el ex líder minero, es Senador de la República y sin que, “la autoridad penal pueda obrar en su contra”. Eso es corrupción ¿o no?….¿Cómo la ven?.

EL SINDICATO minero, hoy dirigido por ELÍAS MORALES, es el que reclama los 55 millones de dólares perdidos y para ello, el líder, entregó a la autoridad que lleva la causa, “una copia del contrato del fideicomiso”, celebrado el 14 de noviembre de 1998, pero a pesar de “brindarse el documento probatorio” de la existencia del señalado fideicomiso por la cantidad mencionada, “se sigue haciendo caso omiso” al proceder judicial contra el Senador Napoleón Gómez Urrutia y eso, nos ilustra que “La 4-T” es un Gobierno que, al igual que los Conservadores o Neoliberales, “también solapa la corrupción”.

LO INDEBIDO es en este relevante caso de corrupción, es que, Gómez Urrutia, “para cuadrar su fechoría” y apropiarse de los 55 millones de dólares, hábilmente hizo modificaciones ilegales al fideicomiso y por ello, ese monto millonario en divisa extranjera, no aparece por ninguna parte. Pero nadie mas es responsable que el ex líder minero, hoy senador, el que sigue protegido con sumo interés por el Senador Monreal Ávila, pero recordemos que “el sol no se puede tapar con un dedo” y cuando menos lo esperen, se le tendrá que dar el seguimiento legal correspondiente al tema y ahí saldrá a relucir quienes son los interesados en que, “no aparezca el dinero hurtado a los trabajadores mineros”.

ELÍAS MORALES, por su calidad de dirigente de los mineros, no ha dejado el caso a la deriva, ni al olvido y que bueno, porque eso, obligará al Tribunal que lleva la causa, proceder en el marco legal contra Napoleón Gómez Urrutia y éste, “si no se oponen

los de la 4-T”, tendrá que “ser sentado en el banquillo de los acusados”, porque “nadie puede estar por encima de la ley”. Y si Monreal Ávila y otros están involucrados o de por medio, también “deberán correr la misma suerte”, por complicidad.

Y EN ESO, creo que el presidente AMLO, sería “el menos interesado en meter las manos por ellos”, porque López Obrador, siempre se ha declarado enemigo de la corrupción ¿verdad?, apareciendo en el expediente UEIDFF/0080/2006, otros personajes del “depuesto organismo sindical minero”, entre los que se menciona a Baltazar Zárate García, Juan Linares Montufar, José Ángel Rocha Pérez, Héctor Félix Estrella, los que por nada del mundo “estarán exentos del acción penal”, PORQUE LOS TRABAJADORES MINEROS, EXIGEN JUSTICIA. Y deberá escuchárseles.

Por hoy es todo y hasta mañana.

Para sugerencias y puntos de vista en general al email: lupeernesto@yahoo.com.mx

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –