Hospitales de Nuevo Laredo cerca de colapsar por enfermos de Covid-19

Carlos Figueroa, corresponsal 

Nuevo Laredo. Los hospitales de Nuevo Laredo que atienden a personas enfermas de Covid-19 están a punto de colapsar, dijo Oscar González Arrambide, jefe de la Jurisdicción Sanitaria Número 5.

El médico  informó que el Hospital Covid tiene 31 pacientes: siete positivos y 24 sospechosos, en tanto que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) está saturado con 23 personas hospitalizadas, cinco de los cuales están intubados.

El Hospital del  ISSSTE tiene a diez pacientes internados, uno de ellos intubado y ya está a su total capacidad, aunque se pretende disponer de otras 10 camas, comentó.

El director de Salud Municipal, Jaime Emilio Gutiérrez Serrano, dio a conocer que durante julio, la Secretaria de Salud de Tamaulipas confirmó 307 casos de Covid-19, una cuarta parte de los mil 40 casos registrados en esta frontera.

Gutiérrez Serrano mencionó que hasta este 13 de julio van mil 40 casos confirmados, de los cuales 134 se presentaron del 1 al 7 de julio y 173 del 8 al 13 de julio, para totalizar 307 casos en lo que va del mes.

En cuanto a defunciones, la dependencia confirmó 86 fallecimientos.

Nuevo Laredo también registró 353 casos sospechosos bajo investigación y 576 personas recuperadas.

El alcalde,  Enrique Rivas Cuéllar, exhortó a la ciudadanía a mantenerse en sus hogares para evitar que se den más casos de contagios exponenciales y tratar de evitar que los hospitales colapsen.

Además, hizo un fuerte llamado a las y los ciudadanos a colaborar con el uso de cubrebocas, lavado de manos y la restricción en la movilidad; a cuatro meses de haber iniciado las acciones preventivas en Nuevo Laredo, se han registrado 990 casos y 85 defunciones y algunas instancias médicas ya se encuentran rebasadas en su capacidad de atención.

Rivas Cuéllar destacó que Nuevo Laredo vivió la semana pasada, una de las etapas más difíciles desde que inició en marzo la pandemia del Coronavirus, decenas de personas perdieron la vida.

“El pico detonante de contagios y muertes se vuelve cada día más agresivo y afecta seriamente a la salud de la gente y genera graves consecuencias para la economía de la ciudad y de las familias.  La etapa más crítica aún no termina y de seguir a alta velocidad esta tendencia, retrasaría más la incorporación a la nueva normalidad, por lo que el llamado continúa a cumplir las medidas preventivas”, dijo el alcalde.