En CdMx hacen fila para conseguir comida ante crisis por covid-19

Así viven mexicanos la crisis por la pandemia

Luego de que el Conveal estimó que la pandemia de covid-19 dejará en México 10 millones más de pobres, el efecto de la crisis económica comienza a verse en las calles de la capital. En la zona Rosa hay cientos de personas que se forman para recibir algo de comer. 

Cae la noche en la avenida Reforma en la Ciudad de México, pero esta vez no hay «godínez» con trajes o en tacones saliendo de trabajar. Esta parte de la capital se siente solitaria, la pandemia tiene a la mayoría haciendo trabajo en casa, pero la tranquilidad del entorno se resquebraja con la abrumadora imagen de casi quinientas personas al costado de una iglesia haciendo fila para recibir algo de comer. 

La fila comienza en el número 18 de la calle de Génova sigue por Reforma y da vuelta hacia Belgrado. En la línea hay 380 hombres y 110 mujeres, entre ellos personas en situación de calle que desde hace tiempo se forman para comer, pero ahora también están los nuevos pobres, aquellas personas que perdieron sus trabajos por el covid-19.

En la fila de mujeres está la señora Linda Sánchez, que desde hace más de dos meses perdió su empleo haciendo limpieza en una de las oficinas de la zona. Está formada con su hija adolescente para recibir una torta de pollo o jamón con huevo; algo de fruta, una botella de agua y galletas dulces y/o saladas.

En la zona Rosa hay cientos de personas que se forman para recibir algo de comer.

“Nos quedamos sin empleo muchas personas, porque dijeron que ahorita no nos iban a necesitar por esto de la pandemia”. La mujer que ha tratado de buscar otro trabajo, pero ni haciendo limpieza en casas ni en oficinas ha encontrado una oportunidad.

El Coneval estima que la pandemia dejará en México 10 millones más de pobres y que se puede revertir los avances en desarrollo social que se habían tenido en la última década.

En la fila de hombres está Juan Carlos Martínez, quien está desempleado por la pandemia, solía trabajar en un Seven. Junto con él otro hombre vestido de camisa nos pide que no lo grabemos con la cámara de televisión. “No quiero que mi familia me vea aquí formado para pedir comida”, clama.

César Cárdenas de la Comunidad Sant’ Egidio México nos explica cómo cambió la realidad de la fila desde que comenzó la pandemia. “Nos hemos dado cuenta de que hay un número de pobres, de gente que ha perdido su trabajo o gente que se dedicaba al comercio informal que ha dejado de vender porque la misma gente que está por la calle tiene miedo a consumir los productos”.

La organización de laicos pasó de entregar 200 cenas los miércoles a servir mil en dos días: lunes y miércoles.

La señora Brigida Ricardo Matilde, de origen otomí se dedica a vender artesanías y también se acercó a pedir comida. Por la cuarentena no ha podido vender sus muñecas.

“Uno ya no come como antes, mis niños quieren un litro de leche y comer algo diario diferente, pero ahora ya no se puede. Teníamos un poquito de dinerito ahorrado, pero así de que ya no salimos, se fue gastando de a poquito”, dice la indígena que ahora intercambia sus artesanías por una despensa.

Por la tarde, al predio donde preparan las cenas llegó Raymundo Hernández, un hombre de 42 años que desde que tenía 11 vive en la calle. Se dedica a bolear zapatos, pero como gran parte de los habitantes de la ciudad están en casa, él no encuentra a quien ofrecer sus servicios.

Raymundo, dice que antes del coronavirus comía varias veces al día lo que le regalaban en los restaurante, pero eso se acabó. “Tenemos que trabajarle aunque sea el día para comer un plato del día”.

César con otros voluntarios hacen todo lo que pueden para ayudar a la gente. “Lo importante es que esto no nos mantenga indiferentes, hoy tenemos que decir basta esta fila que no puede seguir así”.

Si deseas apoyar puedes ser voluntario, donar en especie o hacer una aportación económica. Para mayor información escribe a info@santegidio.org.mx, FB ComunidadSantegidioMexico o al twitter @sanegidiomexico.

Lo que tienes que saber de la fase 3 de la pandemia de coronavirus (Quinto Poder)