Coronavirus en Querétaro: UAQ desarrolló una prueba económica que ya permitió detectar más de 200 casos

Coronavirus en Querétaro: UAQ desarrolló una prueba económica que ya permitió detectar más de 200 casos

El lunes dan inicio con la segunda fase del proyecto que incluye la detección de anticuerpos

17 de Mayo de 2020 En el proyecto de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) para el desarrollo de pruebas recibió financiamiento por 1.2 millones de pesos 

Un grupo de académicos de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) desarrolló un protocolo experimental para la detección de coronavirus, lo cual representa una prueba alternativa de bajo costo.

En un periodo entre el 1 de abril y el 12 de mayo detectaron 271 casos de COVID-19. Cabe señalar que es un proyecto que se implemento una semana después de que en México se decretó la Fase 2 por coronavirus, con el fin de contribuir en la detección de casos.

La doctora Karina Acevedo Whitehouse indicó para la revista Proceso que la prueba en la que trabajan en la UAQ, “pues si bien no es infalible, no tenemos falsos positivos, para nada, y tenemos hasta ahora 271 reactivos que se encuentran dentro de estar 3,000 muestras”.

En relación con la aplicación de pruebas de forma masiva, las autoridades sanitarias explicaron que dejó de ser prioritario porque el número de contagios son masivos y lo más efectivo es la Jornada Nacional de Sana Distancia.La Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) inauguraron la Unidad de Diagnóstico Molecular, cuyo laboratorio está aprobado por el InDRE 

Hugo López-Gatell, ​​​​​​​subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, indicó: “Estos 3 elementos: detección de los casos, que se pongan en aislamiento, se les confirme el diagnóstico y se estudie a los contactos, es un componente de contención, (…) ésta es útil y se usa en las fases tempranas de una epidemia”.

En tanto, Karina Acevedo, quien cuenta con un postdoctorado en epidemiología, explicó para que el proyecto que se aplicó en la entidad debe ser analizado a nivel nacional, porque mostró que, al combinar las Jornada de Sana Distancia con la aplicación de pruebas, el impacto fue mayor al aplanar la curva de forma local.

Querétaro está por debajo de lo que predecían los modelos, tomando en cuenta la demografía, sobre todos los tres municipios donde más casos se ha dado. Demuestra que una combinación de detección oportuna de personas que son infectadas pero asintomáticas, junto con las medidas propuestas de sana distancia, reducción de la interacción, etcétera, sí puede impactar de manera notaria las epidemias”, indicó Karina Acevedo para Proceso.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) informó que en México se aplica 0.4 pruebas por cada 1,000 habitantes, lo anterior significa la cantidad más baja entre los 36 países miembros de la organización.La Universidad Autónoma de Querétaro en una primera etapa aplicó 3,000 pruebas 

El incrementar el número de test podría ser un factor determinante para evitar un segundo brote, puntualizó José Ángel Gurría, secretario General de la OCDE.

La especialista de la UAQ puntualizó que se debería evaluar la pertinencia de la aplicación de otras pruebas, más económicas, y que podrían contribuir en el control de la epidemia.

El proyecto implicó en una primera fase la aplicación de 3,000 pruebas, lo cual resultó un trabajo complejo para la institución, que les llevó mes y medio y en el que participaron 83 voluntarios.

Para dicha etapa autoridades estatales aportaron 600,000 pesos y la universidad dio también 600,000 pesos, para un total de 1.2 millones de pesos. Desconocen los académicos si el gobierno local volverá aportar recursos.La UAQ empleó 1.2 millones de pesos para la primera etapa del proyecto 

La fase dos del proyecto dará inicio el lunes 18 de mayo, también considera la aplicación de 3,000 pruebas e incluye la detección de anticuerpos.

El vienes 15 de mayo, José Luis Alomía, director General de Epidemiología de la Secretaría de Salud informó que en el país se han aplicado un total de 128,253 pruebas en el sistema público de salud y hay 101,900 disponibles.

Además, se compraron 300,000 pruebas con financiamiento del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).